Inicio » Patologías » Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Kawasaki

La enfermedad de Kawasaki es un cuadro poco frecuente que afecta a niños pequeños, en general menores de 6 años, que presentan fiebre de varios días de duración acompañado de síntomas en ojos, labios y piel. Se origina por la inflamación de pequeñas arterias en varias áreas del cuerpo afectando con cierta frecuencia las arterias coronarias.

¿Cómo se manifiesta?

Las manifestaciones que orientan al diagnóstico son:

  • Fiebre mayor a 38 C, cada 6 a 8 horas, por más de 5 días
  • Conjuntivitis sin secreción conjuntival
  • Ganglios submaxilares inflamados
  • Erupción en la piel
  • Labios rojos y fisurados, lengua aframbuesada, garganta colorada
  • Inflamación y coloración rojiza de manos y pies

¿Cómo se diagnostica?

No existen estudios específicos que realicen el diagnóstico de la enfermedad. Por eso, el diagnóstico se realiza en base a los antecedentes del cuadro y al examen físico completo. Se realizan análisis de laboratorio para conocer si hay compromiso en otros órganos y el Cardiólogo Infantil realiza una Ecografía del corazón para observar el grado de compromiso por la inflamación.

¿Puede ser una enfermedad grave?

Esta enfermedad provoca la inflamación de arterias (Vasculitis) con predilección por las arterias coronarias, provocando la dilatación o formación de aneurismas

¿Es una enfermedad contagiosa?

No. Esta enfermedad no se contagia. La causa es desconocida, a veces una infección banal puede desencadenar la aparición de la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento?

Esta enfermedad no tiene un tratamiento curativo. El tratamiento está dirigido a disminuir la inflamación de los vasos sanguíneos y disminuir la posibilidad de formación de aneurismas en las arterias coronarias.

El niño debe recibir la siguiente medicación:

  • Gamaglobulina endovenosa, en general, responden rápidamente con una sola dosis. Se administra por vena periférica en ritmo lento durante 10 a 12 horas. Para ello el niño debe permanecer hospitalizado.
  • Aspirina a dosis alta, como antiinflamatorio en los estadíos iniciales de la enfermedad. Luego al mejorar la enfermedad y las alteraciones de los parámetros del laboratorio, la dosis se desciende a una dosis pequeña una vez por día durante 1 a 3 meses para evitar la formación de trombos dentro de las arterias inflamadas.

¿Cómo sabemos si nuestro hijo respondió al tratamiento?

El niño se siente mejor, deja de estar irritable. Desaparece la fiebre a las pocas horas de administrada la gamaglobulina, recupera el apetito y el interés por jugar.

¿Cómo debemos controlarlo luego de la internación?

El niño será controlado en forma conjunta con el Pediatra de cabecera, el Reumatólogo pediatra y el Cardiólogo Infantil. Requerirá controles de laboratorio cada una o dos semanas hasta su normalización.

Los controles de Ecografía del corazón se realizan de acuerdo al compromiso coronario. Si no tuvo afectación inicial será suficiente con un control al mes y al tercer mes de ocurrida la enfermedad.

¿Cuánto tiempo dura la enfermedad?

En general, en un promedio de 6 a 8 semanas el niño se recupera completamente. Los controles siguen luego de acuerdo al grado de compromiso de las arterias coronarias. Cuando los niños son tratados en forma temprana en general no tienen complicaciones.

¿Puede volver a padecer la enfermedad?

Si bien es baja la frecuencia, un 3-5 % de los niños pueden hacer una recidiva de la enfermedad.

¿Necesitan controles de por vida?

El control pediátrico habitual y un control con el especialista en forma anual son necesarios. En caso de una secuela en arterias coronarias, deberán realizar un seguimiento con el Cardiólogo Infantil.

Por haber presentado inflamación en diferentes grados de las arterias, fomentamos hábitos saludables para prevenir los factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares que conocemos en el adulto (Diabetes, obesidad, hipertensión arterial, sedentarismo). Es decir, aconsejamos una dieta saludable, baja en grasas y colesterol, mantener un peso adecuado para la edad, práctica de deportes y evitar ingesta excesiva de sal.


Deja un comentario